Guardar la cebolla en el refri y otros errores que cometemos en la cocina (Estos tips son la solución)

Cocina 3079 Visitas

Ser un adulto puede ser maravilloso y también ser una locura. No hay suficiente tiempo para cocinar, pero no quieres subir de peso comiendo en la calle, sobre todo alimentos chatarra. O peor aún, puedes sentirte muy chef y resulta que todo lo has estado haciendo mal, como guardar las cebollas dentro del refrigerador.

Afortunadamente, el Internet es mágico y hay mucha gente sabia dispuesta a compartir sus conocimientos con nosotros, para que dejemos de cometer estos ¿fatídicos? errores.

La chef Mariana Orozco decidió compartir un poco de sus conocimientos básicos en un hilo de Twitter, el cual se volvió viral, ya que todos estos consejos son de lo más útiles y no tan conocidos. Aquí te compartimos algunos.

#1 Cómo guardar las carnes en el refri

¿Eres de los que deja la carne, el pollo y los pescados en la misma charola donde los compras? Seguro después de unos días ya tiene manchas que no se ven muy apetecibles.

Para evitar estas «manchas por congelación» en las proteínas, debes envolver los alimentos -carne, pollo, pescados- en papel plástico o encerado y luego en aluminio. Quedarán frescas por más tiempo.

También puedes guardarlos sin envolver en topers sellados, aunque la chef Mariana asegura que la primera opción es la mejor, sobre todo porque ocupa menos espacio. Cuida tus alimentos y siéntete como Marie Kondo.

#2 ¿Qué hacer con los jitomates?

Seguro llegas de hacer el súper y te sientes muy contento acomodando todo en tu feliz refrigerador. Colocas todo tan bien, que te sientes el adulto más ordenado.

Pues, lamentamos informarte que el jitomate no va en el refrigerador, ya que con el frío el sabor y textura cambian. Lo mejor es tenerlo en el frutero con «el ombligo» hacia abajo, para que se oxide con menor velocidad.

Si compraste jitomates muy verdes, déjalos madurar afuera del frutero. Pero si compraste unos muy maduros y no los van a usar pronto, mejor congélalos.

#3 ¿En dónde poner los tubérculos?

¿Cuáles son los tubérculos? Fácil: papas, camote, jengibre, zanahoria, rábano, ginseng y azafrán son algunos ejemplos.

Para mantenerlos más tiempo frescos, NO debes almacenarlos dentro del refrigerador. Pero, sobre todo, no los pongas en el mismo frutero o refractario que otros ingredientes.

Principalmente, mantén todo este grupo de alimentos alejados de la cebolla, para que los gases de esta no aceleren su proceso de oxidación.

#4 Los vegetales siempre se oxidan o se secan

Pon atención a cómo guardar la lechuga, la col, las espinacas y todos esos alimentos que se oxidan o se hacen feos al poco tiempo de comprarlos.

Los ingredientes como espinacas, acelgas, apio, kale, lechugas y similares deben lavarse, desinfectarse y secar con papel de cocina. Después debes extenderlos y cubrirlos con un poco más de papel, que vas a humedecer con la mano mojada. Posteriormente guárdalos en una bolsa, pero sin cerrarlos.

Por si no lo creen, la misma chef nos regala un tuit con pruebas contundentes de que estos tips para cuidar los vegetales funcionan muy bien.

Si adquieres bolsas de verduras, como mezclas de lechugas y ese tipo de ensaladas, hazle un hoyo a la bolsa para que las verduras sigan respirando.

Si no las dejas respirar y cierras las bolsas herméticamente, cuando las quieras volver a usar estarán todas podridas, porque el vapor no se alcanzó a liberar.

#5 ¿Los chiles frescos?

La chef recomienda lavarlos y secarlos, para después ponerlos en una bolsita que no debes cerrar, para que duren mucho más y no pierdan su consistencia.

#6 ¿Los chiles secos y legumbres en dónde?

Los chiles secos colócalos en la alacena, dentro de una bolsa que no esté cerrada completamente, para evitar que aparezcan hongos. Las legumbres como frijoles y lentejas también se deben guardar en la alacena.

#7 ¿Qué hacer con el arroz?

Muchas personas acostumbran poner el arroz en la alacena, junto con los frijoles y las lentejas, para tener todo a la mano y no olvidar en dónde están.

TREMENDO ERROR. Arroz y harinas integrales, linaza, salvado y nueces deben almacenarse en el regrigerador. Esto para evitar que sus aceites se hagan rancios.

#8 Las frutas van al refrigerador

Las frutas se refrigeran una vez que están cortadas. En el caso de las frutas frágiles (aquellas que no tienen cáscara que las cubra, como los frutos rojos), se deben colocar enteras en el refri.

También debes refrigerarlas cuando quieras que maduren más tarde. Por ejemplo, compras unas peras el sábado y las quieres para media semana, entonces lo que debes hacer es meterlas al refri.

#9 Deja de tirar tus latas

Abres los legumbres y enlatados, ¿y qué haces una vez que le sacas el contenido? Exacto, tiras la lata y con ella la posibilidad de mantener más tiempo tus alimentos.

La lata es uno de los mejores métodos de conservación de este mundo. Es por eso que en caso de un apocalipsis zombie debes tener a la mano muchos enlatados.

Puedes reutilizarlas y guardar cosas en ellas. Lo único que debes hacer es enjuagarlas para quitarles el exceso de sodio y estarán listas para almacenar alimentos.

#10 ¿Cilantro o perejil?

El problema de toda tu vida. Tu mamá te pedía cilantro y tú llevabas perejil y viceversa. Pues no importa cuál de los dos lleves, si ambos se quedan secos y feos dentro de tu refrigerador.

La solución: Ponerlos en un contenedor con un poco de agua, cubiertos con una bolsa y al refrigerador. Tu único problema será saber cuál es cuál.

#11 ¿Qué hongo con los hongos?

¿Te gusta cocinar champiñones con queso o cualquier cosa fancy que lleve hongos? Bueno, pues no te imaginas cómo debes guardarlos para que te duren más.

Los hongos (champiñones, portobellos, setas, etc) van en el refrigerador. También vale la pena abrirles un hoyo a los contenedores en los que a veces vienen, para que respiren.

Lo más importante de todo es que los hongos no se lavan. Hay que limpiarlos en seco con una servilleta o trapo limpio. Así estarán más tiempo frescos y libres de residuos.

#12 El pan

El pan de caja en el refrigerador se seca mucho, es mejor tenerlo afuera o poner unas piezas de papel encerado entre sus rebanadas y congelarlo. Lo sacas y ya lo tuestas o usas como consideres.

#13 Say cheese

El queso es muy común en nuestro refrigerador. Es importante no tomar la manera en que se guarda a la deriva. Sobre todo si tienes quesos caros y olorosos que quieres que duren bastante tiempo.

Los quesos grasos es importante que siempre estén tapados perfectamente, por la siguiente razón: la grasa absorbe fácilmente los olores y esto puede provocar que su sabor se altere.

También es importante mantenerlos completamente sellados, por el tema de que se secan y se hacen feos. Además, nada se desperdicia si le sale un hongo, solo corta y desecha ese pedazo.

#14 Mostaza forever

Puede que no la uses tanto y que el bote que tienes de mostaza lleve ahí desde la primera vez que preparaste hot dogs. Ahora que quieres usarla, te asusta un poco.

No te preocupes, la mostaza dura en buen estado mucho tiempo. Si la abres y está como aguada o parece que se separó, no la tires. Mézclala bien y quedará como nueva. Solo recuerda almacenarla en el refrigerador.

#15 Catsup y mayonesa

También la catsup y la mayonesa van en el refrigerador, aunque no duran tanto como la mostaza. Antes de agregarla a algún platillo, asegúrate de que su fecha de caducidad no se haya vencido.

#16 Los huevos

¿Tu mamá te regaló un lindo recipiente para poner los huevos arriba del refrigerador? Seguro se sentirá muy decepcionada cuando le digas que no puedes usarlo.

Los huevos deben ir en el refrigerador, y aunque este tenga un lindo espacio para que los pongas, es mejor dejarlos en el cartón donde vienen desde que los compras. Más importante todavía: NO debes lavarlos.

También toma en cuenta que los huevos tampoco son eternos y es preferible consumirlos frescos. Para saber la diferencia, pon agua en un vaso alto, si el huevo se hunde significa que es fresco, si flota quiere decir que es viejo.

#17 Mantequilla

Si la mantequilla la vas a usar en las siguientes semanas, deberás ponerla en el refrigerador y asegurarte de que esté completamente sellada para que no absorba otros olores.

Si por el contrario, eres de las que compra por kilos por si se llega a ofrecer en el futuro para unas galletas, lo que debes hacer es ponerla en el congelador y meterla al microondas cuando quieras usarla.

#18 Guarda bien los embutidos

Embutidos tales como el jamón, el tocino, el salami, la salchicha, la mortadela, etcétera, deben ir en el refrigerador, sin excusa ni pretexto. Ya que, aunque podrían sobrevivir un tiempo fuera de este, es mucho mejor que estén en el frío.

#19 Mieles

La miel de maple y la melaza deben ir en el refrigerador. De no ser así, estos dos alimentos se pueden llenar de hongos en la parte superior y quedar inservibles.

Por otra parte, la miel de abeja se guarda en la alacena. La miel de abeja tiene propiedades antisépticas (que las otras no), las cuales hacen que no se eche a perder y puede ser casi eterna.

Un dato extra que la chef Mariana comparte, es que la miel de abeja es muy cara. Así que si te venden un litro de miel en 70 pesos, es poco probable que sea miel de abeja o está rebajada con jarabe de maíz.

#20 ¿En dónde poner la cebolla?

Las cebollas también van afuera del refrigerador. Ya que la hayan partido, sí colócalas en el refrigerador y trata de usarlas lo más pronto posible, porque empiezan a perder sus propiedades y nutrientes.

Escoge siempre la cebolla más fresca. Para identificarla debes fijarte que esté rodeada por una piel fina y quebradiza, sin rastros de moho, y ser dura al tacto.

#21 Tienes muchos ingredientes que no ocupas

Vas al súper y compras todo lo que ves, el producto de moda o lo que se te antoja, aunque no estés seguro de que lo vayas a usar. Pero vas de buen humor y quieres darte un lujito.

Puede que comprar algo que no necesitas no sea un error, pero gastas más y desperdicias mucho si lo haces alocadamente. Para ello, es recomendable planear lo que cocinarás durante la semana y adquirir sólo lo necesario para esto. Así evitarás gastos extra y que los ingredientes queden inservibles.

Si vas al súper procura haber comido antes. Si vas con hambre es muy probable que quieras comprarte todo y traerte la tienda completa. Como consecuencia, tendrás ingredientes más propensos a irse a la basura.

#22 El pescado no es oloroso

Hemos vivido engañados. Uno de los mitos de la cocina es que el pescado huele feo. Para escoger el pescado más fresco: si es de mar deben tener un aroma salobre, nada fuerte.

Por otro lado, los peces de agua salada deben oler como un estanque limpio. Si no presentan estos olores, es mejor no comprarlos, pues seguramente no son frescos.

#23 La cocina no es rígida

Se te antoja algo, ves la receta y la quieres seguir al pie de la letra porque te da miedo fallar y que no te quede exactamente igual. O tal vez te falta un ingrediente que podrías sustituir, pero no lo haces.

La chef Mariana comenta que esto es uno de los grandes errores, puesto que la cocina es flexible y que todo se puede adaptar a nuestros gustos.

 

Loading...
Compartir

Comentarios